14 febrero 2009

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

Yo guardaba un trocito de mi pasado en una caja fuerte, envuelta con cadenas gruesas y candados resistentes, muy al fondo de mi memoria, en un rincón oscuro.

Casí la había olvidado, hacía mucho que no pensaba en ella. Sin darme cuenta se había escapado de allí y la tenía ante mi.

"¿Qué tal te va?"

Ha sido una sensación muy rara. En mi cabeza esa persona estaba, de alguna forma, congelada en el tiempo. Su forma de actuar, de pensar, de vestir, su voz, los sentimientos que despertaba en mi... En mi cabeza seguía siendo la chica con peto vaquero y barbilla arañada de hace 10 años. Y de repente la tenía frente a mi, hablando conmigo y preguntando por mi vida.

Lo primero que pensé fue lo mucho que me costaba adaptar mi desfasada imagen mental; me seguía pareciendo más real la que tenía en la cabeza que la que tenía delante, a duras penas podía creer que fueran, de algún modo, la misma persona.

Lo segundo... ¿Que qué tal me ha ido la vida? Diosmío.¿Qué puedo contarle? Empecé a pensar en el pasado, a recordar, a abrir esos cajones de la memoria llenos de papeles desordenados y telarañas. Tracé una línea desde el entonces hasta el ahora y marqué los puntos importantes que había entre medio. Encontré en ello una forma nueva de deprimirme. Hasta ahora me centraba en el momento, en lo sólo, incapaz o inadaptado que me sentía. Ahora tomaba importancia la pregunta ¿En qué me he convertido? y ¿Cómo he llegado a esto?

Me puse a escribir un resumen de mi vida, sintiendo, he de admitirlo, dolor y verguenza a cada palabra. Como era de esperar en mí, es tan sumamente personal y privado que os lo ofrezco aquí alegremente. Íntegro. Antes de pensármelo 2 veces.


A los ¿10? años escribí una especie de testamento. Pensaba en suicidarme saltando por la ventana. Más que por llamar la atención creo que era simple hastío y aburrimiento. No le veía sentido a nada.

A los ¿12? Me escapé de casa con otros 2 de clase. La aventura duró poco, unas 12 horas. ¿Motivo? El mismo, escapar de la rutina. Se me consideró el “cerebro de la operación” y adquirí algo de mala fama entre padres, profesores y alumnos. La verdad, creo que de forma inmerecida.

E.
Con ¿14?
Supe que le gustaba a esta chica, vecina mía, y quería salir conmigo. Hablé un par de veces con ella. No conseguía entender la situación, no sabía qué debía hacer, cómo debía pensar, cómo comportarme. Huí. La evité hasta que la situación desapareció.

S1
Con 16 años
empecé a salir los fines de semana. Menudas borracheras. Me lo pasaba bien. Conocí a S1 No recuerdo cómo acabamos enrollándonos y empezamos a quedar, siempre en esa línea, los fines de semana. Luego empezamos a salir. No me atrevía siquiera a tocarle el culo por miedo a que me viera (y verme yo mismo) como un cerdo. Mis miedos e inseguridades eran enormes. De nuevo no sabía qué hacer, me sentía como un esquimal si le sacas de su iglú y le pones a pilotar un avión.


Algunos datos curiosos:
- Por el motivo expuesto no había magreo ni mucho menos sexo. De modo que sólo quedaban besos con lengua… y dolor de huevos. Mucho dolor. La relación era poco más que eso, lengüetazos inexpertos y huevos doloridos.

- Cada vez que quedábamos ella contaba la cita a su mejor amiga, ésta a su vez se lo contaba a mi mejor amigo, y él a mí, sin omitir las opiniones de ellos 3 al respecto. Esa presión superó a la testicular haciendo que mis miedos e inseguridades crecieran exponencialmente.

- Ella me gustaba. Simple y llanamente. Me dio por pensar en si ese sentimiento era algo válido en si mismo o algo recíproco, provocado por saber que yo le gustaba a ella (cuando sabes que caes bien a alguien esa persona tiende a su vez a caerte mejor). Como no era capaz de hallar una respuesta racional y clara sobre el tema andaba medio loco, pensando que salir con ella sin sentir algo verdadero sería engañarla y por tanto incorrecto. Casi tan malo como meterle mano.

- La relación acabó en el momento en que me preguntó directamente qué sentía por ella. Me cortocircuité, era incapaz de pensar y no tenía una respuesta. Me desmoroné y rompí a llorar como una nenaza. Huí de nuevo.Fin de la relación.


A los pocos meses volvimos a recuperar el contacto pese a que ella estaba con otro. Surgió algo entre nosotros y lo retomamos donde lo habíamos dejado. Yo intenté aprender de la vez anterior, de modo que me limité a dejarme llevar evitando a toda costa intentar analizar mis sentimientos de una forma racional.

La cosa iba bien. Como la vez anterior muchos besos y mucho dolor (mis inseguridades seguían igual), pero al no pensar tanto lo estaba disfrutando más. Además mi amigo y su amiga quedaron vetados de la relación, quedando lo (poco) que hacíamos entre nosotros.

Más datos curiosos:
- Tuve mi primera conversación telefónica mega-ñoña de esas en que tras llevar una hora hablando y no tener nada mas que decir te pasas otra media haciéndo el imbécil. ¡Cuelga tu! ¡No, tu primero! ¡No, lo hacemos a la vez! ¡A la de tres, una dos y...! ¡No has colgado! ¡Tu tampoco!

- Se fue al garete por 2ª y última vez cuando ella me preguntó si la quería, así, a bocajarro. Yo, que había evitado planteármelo siquiera para evitar cagarla, no sabía muy bien qué contestar. Dije que creía que sí, pero no estaba seguro. No le gustó la respuesta. Dijo que cuando se quiere a alguien uno lo sabe. Yo me volví a cortocircuitar a sentirme atrapado y perdido como la otra vez. Era la primera vez que me sentía así con una chica, pero no sabía si era AMOR con mayúsculas, un enamoramiento adolescente o qué. Todo era nuevo para mi. Así que huí de nuevo. Deseando que acabase como sea legué a decirle que no la quería. Ella perdió un poco los papeles, empezó a gritar que una cosa así se sabe y no hace falta pensarla, que había dejado a su novio por mi, que si me daba cuenta de cuánto daño le había hecho, etc.

Pasé unos cuantos meses pensando que era un mierda entre otras cosas por el estilo. Mi autoestima se despeñó por un abismo y mis miedos, inseguridades y auto desprecio tocaron techo. Dejé de torturarme meses después al darme cuenta de que esa conversación megañoña no podía finjirse, que yo no tenía toda la culpa de que se rompiera la cosa, etc. Pero mi autoestima, miedos e inseguridades se mantuvieron en esos niveles por años.

16-18
En esos 2 años
toqué fondo. Nunca me atreví a acercarme a una chica para ligar tras lo de S1 y alguna negativa borde. Dejé de salir. Mi estómago dijo basta. Tras dar un par de sorbos de algo fuerte (cubata) se me revolvía el estómago y debía elegir: parar de beber o vomitar y tener que irme jodido. Pronto descubrí que sin estar ebrio no me lo pasaba tan bien: en los bares la música que aborrecía se volvía insoportable, el volumen demasiado alto para hablar, y empujones y codazos continuos hacían que a los 5 minutos de entrar a un bar no aguantase tanto agobio y tuviese que salir. Pero en la calle tampoco era mucho mejor. Sentía que les cortaba el rollo a mis amigos, que hacía de lastre. Así que me refugié en la lectura y el ordenador, pasando en casa los fines de semana. Siempre he vivido más en mi mundo que en la realidad, desde que dejé de salir y aquella noche fatídica con S1 (yo lo llamaba “mi gran fracaso”) creo que me encerré aún más en mí mismo. Mis comeduras de cabeza estaban en su punto álgido, bullían alocadamente. Me despreciaba y pensaba en el suicidio. Me quedaba en casa rememorando todas y cada una de las veces que había metido la pata haciendo algo, o que me había sentido ridículo. Lo paladeaba, como masticar cuchillas de afeitar. Una y otra vez. Me quedé “pillado” por varias chicas sin ser nunca correspondido, nunca llegué siquiera a intentar nada con ellas. Empecé a hacerme la idea de que eran un imposible, lo cual me hundía aún más los ánimos.

Con las chicas la cosa simplemente no iba. Tenía un miedo atroz a hacer daño en caso de empezar una relación, claro que tampoco tuve oportunidad metido los findes en casa. Entré en una especie de “rueda romántica” (romántica en plan Wherter de sentimientos exaltados, no por ñoña): Estando hundido me quedaba “pillado” por una, pasaba una temporada enamorado, hasta que me daba cuenta de que desde el principio no había tenido la más mínima posibilidad con ella y volvía a hundirme. Lo mismo una y otra vez con diferentes chicas. Me identificaba con el joven Wherter, sentimientos siempre extremos (enamorado y hundido). Sentía la desgarradora necesidad de amar a alguien, de entregarme, de dar y recibir cariño… y no me veía correspondido (ni capaz). El objeto de mi deseo cambió unas 4 veces en un año, hasta que finalmente abandoné toda esperanza de llegar a tener una relación.

Las cosas de clase iban mal, siempre habían ido así pues soy muy disperso, pero esta vez se me fueron de las manos. Aprobaba siempre por los pelos. Solía costarme mucho (horas) quedarme dormido y luego pasaba el día somnoliento, a veces incluso cabeceaba en clase sin poder evitarlo. Repetí curso (3º BUP).

S2
18 años
. Al repetir 1º de Bachillerato (3º de BUP) conocí a S2, chica nueva en el colegio. Como no conocía a nadie se venía conmigo y mis amigos en los recreos y al salir de clase a tomar un café. Le interesaba el ocultismo. Pasó la prueba, no parecía una chica corriente. Me propuse evitar a toda costa el quedarme pillado por ella también, ya que llevaba un 1 año quedándome colgado de cualquiera que fuera simpática conmigo y no obtenía de ello más que sufrimiento. Resulta irónico, al poco empecé a gustarle. Empezamos a salir. Yo traté de aprender de todo lo que había analizado de mis anteriores relaciones y asumido como fallos:
- Que no dejásemos que ningún amigo se metiese en la relación.
- Que debíamos tener una sinceridad absoluta el uno con el otro, pues cuando uno se va callando cosas el otro no puede hacer nada por solucionarlas, y la relación siempre es cosa de dos.
- Para superar mi miedo a hacerle daño me dije a mi mismo que se lo iba a hacer de todas formas, tanto si salía con ella como rechazándola. Era algo inevitable, de modo que debía centrarme en disfrutar con ella lo que durase.
- Y para evitar sentirme atrapado por la relación me convencí de que algún día lo nuestro se acabaría. Así que la relación era algo finito, aunque no supiera la fecha. Así no tenía que hacer frente a preguntas como "¿Es esta la chica con quien deseo casarme y tener hijos? ¿Con la que quiero pasar el resto de mi vida?"

Así empezamos lo nuestro y pese a lo que se podría esperar de mi no fue mal. Con ella todo fue… fácil. Perdí gran parte de mis miedos e inseguridades (junto con mi virginidad) y me enamoré. Todo iba sobre ruedas.

Me distancié aún más de mis amigos. Había dejado hacía tiempo de salir con ellos los fines de semana, al repetir los veía menos aún, y sumando el tener novia… Después casi todos se fueron a otras ciudades a hacer la carrera. Yo me quedé aquí con ella.

La cosa fue genial durante 2 años. Con ella perdí todos mis miedos referentes al sexo, simplemente era fácil, divertido, sin problemas, espontáneo. Mis niveles de miedos enseguridades bajaron a niveles nunca vistos. Me sentía agusto, satisfecho, contento, feliz. Al centrarme en hacer que ella estuviese bien, en que superase sus propios problemas me olvidé por completo de los míos.

A partir del 2º aniversario la cosa fue decayendo, aún no sé exactamente qué pasó. Yo me fui acomodando y su libido se fue muriendo. A partir de nuestro tercer aniversario su libido ya estaba enterrada junto a nuestra vida sexual. Intenté, con menos éxito según iba pasando el tiempo, que no me afectase. Me parecía mal, me sentía mal conmigo mismo por darle alguna importancia pensando que sería algo pasajero. Me repetía una y otra vez lo importante que era ella para mí, lo bien que estaba desde que entró en mi vida y cuánto la quería. Hasta que no fue suficiente. Empezamos a tener roces, a distanciarnos, a ser fríos el uno con el otro. Nos dimos cuenta que de empeñarnos en seguir juntos acabaríamos fatal.

Convenimos con meses de antelación dejarlo el día de nuestro 5º aniversario (una excentricidad por mi parte, lo sé), y quedamos bastante bien. Fuimos a cenar, dimos una vuelta y la acompañé a casa. Fue una despedida triste pero no amarga; la seguía queriendo, pero era lo mejor. Ese mismo mes se acabó mi contrato y fui al paro. Tenía mucho tiempo libre para pensar…

Datos curiosos:
- En esos 5 años
dejé por completo de pensar, plantearme cosas y escribir relatos o en el cuadernillo.

- A los 2 meses de dejarlo su libido se recuperó repentinamente y se acostó con otro. Fue un mazazo y me hundí de nuevo. No me cabía en la cabeza que lo hubiéramos dejado (por mi parte) por la falta de sexo y ahora ella hiciera algo así. Y pensar que me sentía culpable por dejar que la sequía me afectase hasta el punto de tener que dejarlo...

Cumplí los 23. Pasé como medio año lamentándome a jornada completa ya que me sobraba el tiempo libre al estar en el paro. Me apunté a un curso de redes (del que nunca conseguiría el título). Creé el blog y empecé a vomitar mis penas en él. Entró en escena S3

S3
Con 23 añitos bastante pasados
y un blog recién estrenado. Estaba medio recuperado de mi relación con S2. S3 empezó a escribir comentarios en mi blog. Por increíble que me pareciera lo leía de forma asidua y le gustaba. La llamaba “La fan”. Empezamos a intercambiar comentarios en el blog, luego correos, luego SMSs, después a llamarnos por teléfono y en mi 24º cumpleaños fui de vacaciones a su ciudad. Empezamos a salir. Era una relación a distancia, hablando todos los días y viéndonos cuando podíamos (suponía 3 horas de viaje y pasta en gasolina, peajes, hotel y comidas). Durante una temporada las cosas fueron bien. Después fue una tortura para los 2. Con S2 me olvidé de mis problemas y cargaba con los de ella. Con S3 empecé a cargar con los míos y los suyos, que (para variar) no eran pocos. Me sentía responsable de que no estuviera bien. Mi idea de una relación era, una vez más, renunciar a mi mismo y entregarme por completo.

La cosa llegó a un límite de llantos y tristeza y lo dejamos. Duramos 6 meses, como pareja.

Tras dejarlo no cortamos el contacto y comenzamos una pseudo-relación que dura hasta hoy. No somos pareja pero aparte de ese pequeño detalle nos comportamos como si lo fuéramos. Ya no cargo con sus problemas y vivo más centrado en mi mismo sin remordimientos por ello ni sentirme obligado o en compromiso. Cuando ella tropieza y cae ya no me tiro al suelo a su lado y lloro con ella sino que le tiendo la mano para ayudarla a levantarse. Y ella hace lo mismo.

A estas alturas prácticamente TODOS mis amigos están viviendo fuera. Estoy completamente sólo, nunca he congeniado con la gente del trabajo. S3 es el único contacto humano que tengo fuera del trabajo. A veces creo que nuestra pseudo-relación es insana, una especie de ilusión que ocupa el lugar de un noviazgo sin serlo y hace que me sienta cómodo en mi situación sin salir a buscarme una de verdad mientras el tiempo pasa.


Algunos datos:
- Con S3 he viajado más que en toda mi vida. Los planes tipicos eran ir a verla y pasar el finde por los alrededores viendo pueblos. Unas vacaciones fuimos a Galicia, otras a Toledo. Tenemos más proyectos de viajes.

- A diferencia de S1 y S2 con S3 congenio perfectamente a nivel intelecual. Compartimos gustos, paranoias, sentido del humor. Siento que me entiende y puedo compartir cualquier cosa con ella sin que me mire como un bicho raro.

- Creo que es la persona que más me ha ayudado nunca a mejorar personalmente. Me hace ver cuándo me estoy compadeciendo de mi mismo, me ayuda a plantearme otras opciones cuando me obceco con algo, me insta a emprender proyectos y acabarlos. Como Cohelo pero en carne y hueso y sin tanto pestuzo místico de pandereta.

- Con S3 acabé de soltarme en lo referente al sexo. Acabé con los pocos miedos e inseguridades que arrastraba desde S1 y los nuevos que adquirí con S2 (me llegué a considerar el culpable de la muerte de su líbido). Lamentablemente el vernos cada cierto tiempo no me permitió mantener mi estátus de atleta sexual (perdido tras los 2 primeros años con S2). Para ello tendría que haber entrenado a diario :P Al menos cuando estábamos juntos recuperábamos el tiempo perdido. De ahí que de los viajes que hicimos no recuerde gran cosa xD

¿Cómo estoy actualmente?
No caigo en la locura de la soledad gracias a S3. Aún así suelo entrar en crisis los fines de semana por la noche, cuando salen a flote mi "soy incapaz de ligar" ("La Paranoia De La Tienda De Camas" no ha desaparecido, sólo se ha convertido en la de "La Chica En Un Bar Con El Cuadernillo")y "he desperdiciado mi juventud". Sigo sin salir los fines de semana. No tengo con quién (al menos que congenie realmente), soy muy selectivo con la gente (todos mis amigos son mejores amigos, por eso tengo tan pocos) y los ambientes que me agradan y tolero. También me sigue costando no vomitar si bebo algo fuerte. Y ligar lo veo como un completo imposible. De vez en cuando voy yo solo a uno de los pocos bares en que me siento a gusto, tomo una copa y al rato me rallo o empiezo a emparanoiar y me voy a casa.

En los momentos bajos sigo pensando en el suicidio, pero esta vez a largo plazo (ya no vivo en una agonía que me haga verlo como una salida, ahora lo veo como un "si ésta que se supone la mejor época de mi vida ha sido así hasta ahora al cumplir los ¿40? sería mejor desaparecer). Me lamento mucho de la vida que he llevado y llevo, de cómo soy, pero tampoco hago gran cosa para cambiar.

Sigo viéndome algo mierdecilla aunque ya no me machaco tanto. Tengo mis rachas buenas y malas, digamos que últimamente al 60%-40%, lo cual teniendo en cuenta mi historial es todo un logro. Los temas vienen a ser los de siempre, aunque mientras que tras S1 y S2 era un autodestructivo “soy una mierda” y "no soporto esta vida" ahora ha pasado a un blando “quiero y no puedo”, “siento lástima de mi mismo”, “he desperdiciado mi vida”.
Aunque he de admitir que en términos generales me siento bastante más seguro de mi mismo (sobre todo gracias a S3, ha sido una bendición en mi vida).

Hace relativamente poco he empezado a dar algunos pasos en la dirección correcta y tratar de mejorar mi vida y a mí mismo.
A raíz de mis viajes con S3 me di cuenta, avergonzado, de que conocía su tierra mejor que la mía. Me saqué el A1 y me compré la moto (Sept 2007). He hecho varias salidas de fin de semana por Navarra. La idea, conocer mejor mi tierra y distraerme. Darme el capricho motero. Reforzar seguridad en mi mismo y perder miedos. Me gusta dar paseos para relajarme.

Al año siguiente (Oct 2008) me apunté a judo. Otro paso en la misma dirección. Los objetivos: Mejorar mi forma física, hacer algo de vida social, aprender algo interesante, sentirme mejor física y anímicamente, distraerme y tener otra alternativa a los videojuegos en mi ocio… Funciona medianamente bien, aunque me estoy volviendo un poco vago últimamente y me salto varias clases.

El siguiente paso que tengo en mente es dejar de fumar. A nivel motero no me quito la bonneville de la cabeza (se me acaba la limitación en Septiembre). Por el horizonte asoma aprender a tocar la guitarra. Puede que incluso hacer el dominguero por los montes...

Por primera vez en mi vida estoy tomando yo el rumbo y dirigiéndola, no limitándome a dejarme arrastrar. He emprendido algunos proyectos personales, cosas que me gustaría hacer y que hasta ahora nunca me había atrevido.

Al pensar en todo esto, recopilarlo y escribirlo me quedé hecho mierda. Ahora estoy un poco más tranquilo. Me han ayudado las sabias palabras de Pablón: "Todo el mundo tiene su pedrada." Da sentido a la vida. Todos lo hemos pasado mal, unos más jodidos que otros. Todos tenemos problemas, traumas, miedos. Vamos, lo de siempre, que si dejo de idealizar las vidas de los demás para compararlas con la mía no estoy tan mal.

Según el maestro Woody
:
La vida está dividida entre lo horrible y lo miserable, en esas dos categorías.
Lo horrible son los enfermos incurables: los ciegos, los lisiados… No sé cómo pueden soportar la vida, me parece asombroso.
Y los miserables somos todos los demás.

He leido algo que me hace tomárme todo esto con humor. No tendría sentido seguir sufriendo por minucias así al lado de la vivencia de este chaval.

Si os portáis bien os lo posteo :P

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Wow, amplio resumen, para quien no te conoce apenas.

Realmente habria que comentar muchas muchas cosas de las que dices, en cualquier caso, creo que esta bien eso de romper con la rutina. Supongo que el ser un pokito (pokito) aunque cueste, ser mas social llegara algun dia.

Saludos,

Ester:P

Gaueko dijo...

Supongo que para no es un historial que sirva como carta de presentación.

Gracias por los ánimos :)

Anónimo dijo...

No pensaba comentar nada sobre este post... Pero bueno, supongo que en cierto modo, estoy un poco "obligada" a representar mi papel de Coelho sin pandereta :P

Quería hablar de tí... De pasado, de presente, de futuro. :) Cuando leí tu nuevo post (bueno, la primicia de antes de postear :P) Me recordó tantísimo a otro archivo que me mandaste hace unos tres años... Casi punto por punto... salvo que entonces, claro, no estaba S3 en aquel texto. Quien me iba a decir a mí entonces todo lo que acabaría pasando? xD Pero bueno, a ver si no me enrollo xD Lo que quería decir es... eres consciente de cuánto has cambiado? De cómo has crecido como persona y cómo has madurado? De todos los miedos, manías, inseguridades que has superado? El Mikel de ahora poco tiene que ver (salvo en las cosas en las que espero que nunca cambies :P) con aquel Mikel totalmente perdido al que conocí. Y eso hace que me sienta muy orgullosa y muy feliz. Porque si yo soy una bendición en tu vida... tu eres una en la mía ;)

Hasta ahí, tu pasado. Sobre tu presente... me encanta verte como últimamente. Sonreir, con mil planes, sin importarte si los acabarás o no, simplemente... intentándolo. Relajado... Y creo que, por lo que sé... ese 60-40 deberías cambiarlo por un 70-30 :P

Y sobre futuro... creo que lo que tienes ahora, los logros que has conseguido, las cosas que has cambiado... irán a más. Y creo que, como tu dices, estás preparado para llevar las riendas de tu vida y dejar atrás muchas cosas negativas que nunca creiste que podrías superar. Y creo que será bonito seguir por aquí y verte llegar a ser y a hacer con tu vida lo que quieras...

Tq cosa.

(La fan :P)

Anónimo dijo...

Opino de que esta web esta muy bien. Pero hoygan, no seria mas bonita si cambiasen el negro y rojo por rosa y moradito suave? ^_^

Y un poco de musica tambien estaria bien! Dejo una que me parece muy chachi ^_^

http://www.youtube.com/watch?v=qZQNH1PPXVo

Muas para todos! :***

Gaueko dijo...

"representar mi papel de Coelho sin pandereta :P"
Mientras no te quedes calva y con perilla vale :P

"eres consciente de cuánto has cambiado? De cómo has crecido como persona y cómo has madurado? De todos los miedos, manías, inseguridades que has superado?"
Ya me conoces, soy más consciente de los que todavía me quedan por superar. Pero sí, tienes razón.

"Porque si yo soy una bendición en tu vida... tu eres una en la mía ;)"
Debe ser por haber estudiado en colegios de curas y monjas :P A este paso nos tendrán que beatificar xD

"ese 60-40 deberías cambiarlo por un 70-30" Al principio puse 50-50, luego lo cambié. 70-30 ya me parece tentar a la suerte xD

"Y sobre futuro... creo que lo que tienes ahora, los logros que has conseguido, las cosas que has cambiado... irán a más. Y creo que, como tu dices, estás preparado para llevar las riendas de tu vida y dejar atrás muchas cosas negativas que nunca creiste que podrías superar. Y creo que será bonito seguir por aquí y verte llegar a ser y a hacer con tu vida lo que quieras..."
Vaaaale, tú ganas. Has conseguido ponerme rojo :P ¿Contenta?

Buh! dijo...

Zi! xD Entre eso y haber conseguido hacerte reir hoy... mi ego está que no cabe en sí :P

No te preocupes... lo de la perilla te lo dejo a tí, te queda mejor, seguro :P

mmmm espero que ni se te ocurra cambiar los colores a rosa y morado!!! Con lo mono que me quedó el baner :P xD