26 enero 2006

Formas de ver la vida: Woody Allen

     ¿Puede a alguien no gustarle éste tío? Vale, está completamente loco, es un complejo andante que se ha casado con su hija y no todo lo que dice es bueno. Pero reconoced que tiene algunos destellos de genialidad. Aquí tenéis una pequeña recopilación de algunas de sus frases más célebres.




No sólo de pan vive el hombre. De vez en cuando, también necesita un trago.

Solo existen dos cosas importantes en la vida. La primera es el sexo y la segunda no me acuerdo.

El miedo es mi compañero más fiel, jamás me ha engañado para irse con otro.

Me considero un buen amante, suelo practicar cuando estoy solo.

En realidad, prefiero la ciencia a la religión. Si me dan a escoger entre Dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire.

La única manera de ser feliz es que te guste sufrir.

¿Existe el Infierno? ¿Existe Dios? ¿Resucitaremos después de la muerte? Ah, no olvidemos lo más importante: ¿Habrá mujeres allí?

El sexo sin amor es una experiencia vacía. Pero como experiencia vacía es una de las mejores.

El sexo sólo es sucio si se hace bien.

Si no te equivocas de vez en cuando, es que no lo intentas.

No le temo a la muerte, sólo que no me gustaría estar allí cuando suceda.

Tomé un curso de lectura rápida y fui capaz de leerme 'La guerra y la paz' en veinte minutos. Creo que decía algo de Rusia.

En mi casa mando yo, pero mi mujer toma las decisiones.

Lo que más odio es que me pidan perdón antes de pisarme.

No te metas con la masturbación. Es hacer el amor con alguien a quien yo quiero.

La diferencia entre la muerte y el sexo es que la muerte es algo que puede hacer uno solo y sin que nadie se ría después de ti.

Cuando escucho a Wagner durante más de media hora me entran ganas de invadir Polonia.

Una relación es como un tiburón; tiene que estar continuamente avanzando o se muere. Y me parece que lo que aquí tenemos es un tiburón muerto.

La vida es algo parecido a jugar en un casino. Tienes tus momentos de gloria, sí, pero al final siempre gana la banca.

2 señoras están en un hotel de alta montaña. Y dice una:
- ¡Vaya, la comida aquí es horrible!
Y contesta la otra:
-¡Sí, y las raciones son tan pequeñas!
Básicamente así es como me parece la vida. Llena de soledad, miseria, sufrimiento, tristeza… Y, sin embargo, se acaba demasiado deprisa.

Yo creo que la vida está dividida entre lo horrible y lo miserable, en esas dos categorías.
Lo horrible son los enfermos incurables: los ciegos, los lisiados… No sé cómo pueden soportar la vida, me parece asombroso.
Y los miserables somos todos los demás.

"Jamás pertenecería a un club que tuviese a alguien como yo de socio." Ése es el chiste clave de mi vida en cuanto a relaciones con mujeres.

A una pareja que pasa por la calle:
- Oigan, ustedes parecen una pareja muy feliz, ¿cómo explican eso?
Chica: - Es que soy poco profunda y algo vacía y no tengo ideas ni cosas interesantes que decir.
Chico: - Y yo soy exactamente igual.

Un tipo va a un psiquiatra y le dice:
- Doctor, mi hermano está loco. Cree que es una gallina.
Y el médico le responde:
- ¿Y por qué no lo mete en un manicomio?
Y el tipo le dice:
- Lo haría, pero necesito los huevos.
Eso pienso de las relaciones humanas. Son totalmente irracionales, locas y absurdas. Pero supongo que la mayoría de nosotros seguimos manteniéndolas porque necesitamos los huevos.

1 comentario:

davidharolds7172505760 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.