21 marzo 2006

ASUMIENDO LA MEDIOCRIDAD 2:

Repite de nuevo conmigo:

- No soy un mierda

- No soy un completo inútil en la cama, puedo disfrutar y hacer disfrutar.

- No soy virgen ni el número de mujeres con las que he estado es 0.

- Las féminas no huyen despavoridas al verme, ni me tiran huevos, ni gritan histéricas pidiendo auxilio cuando me acerco a ellas.

- No soy un cero a la izquierda

- No soy un ser aborrecido por ambos sexos.

- No soy especialmente feo, ni tengo un cuerpo que asuste. No tengo joroba, ni ojos, narices o bocas de más. No tengo la piel cubierta de escamas como un pescado o un reptil-.

- No tengo un problema con mi tamaño, no necesito una lupa para encontrármela.

- No soy un deficiente mental. No tengo un cerebro atrofiado ni una inteligencia anormalmente baja.

- No soy estúpido de una forma que destaque.

- Mi currículum es normalito. No valgo únicamente para peón de obra.

- No soy pobre, no tengo problemas de dinero.

- No soy un completo desastre en mi trabajo, ni lo he sido en mis estudios. No me han echado escandalizados de mis trabajos y tengo algún titulillo.

- No soy un extra en la película. Ni siquiera el secundario cómico al que todo el mundo odia y desea su muerte. Soy sólo un personaje más en la comedia humana.

- No soy especialmente débil, torpe o lento. No tengo un físico lamentable. No peso 200 kilos.

- No tengo problemas con de amigos, no necesito amigos imaginarios. La gente que me conoce me aprecia y le gusta mi compañía.

- No soy en extremo introvertido, tímido o soso. Ni tartamudeo.

- No soy incapaz de disfrutar de una fiesta.

- No soy analfabeto, no soy un completo ignorante.

- No inspiro lástima o asco como persona.

- No soy mudo, ni autista. Puedo caer simpático, no tengo problemas para mantener una conversación y puedo hablar en público… cortado pero puedo.

- No tengo una carencia total de fuerza de voluntad. No estoy completamente dominado por mis impulsos ni soy compulsivo. Puedo lograr cosas que me proponga.

Resumiendo:

- No soy un completo inútil

- No soy un mierda

- No soy un completo desastre social

- No soy un completo desastre en la cama, ni con las mujeres

- No tengo ninguna tara física

- No tengo motivos para despreciarme

- No tengo motivos para compadecerme

- No tengo motivos para odiarme

Ahora haced el esfuerzo conmigo y levantaros del suelo tras la caída del pedestal. No destacas por arriba, pero tampoco por debajo. Hay gente más estúpida, más despreciable, más patética e inadaptada que tú. Y aquí es donde quiero llegar: Una vez hemos eliminado las capas sobrantes, tanto la de arriba como la de abajo, lo que queda es lo que somos. No somos excelentes, no somos ínfimos. Todos somos mediocres. Curiosamente asumir esto es una lección de humildad para el orgulloso y una alegría para quien tiene autoestima baja. Somos un término medio, en todo. Tenemos algunas cosas que mejorar, más de las que cree el vanidoso y menos que las que piensa el que se autodesprecia.

Asumir la mediocridad es la base, el punto de partida para poder conocerse a uno mismo sin las lentes de los extremos deformando nuestra visión. Y conocerse realmente a uno mismo es el primer paso para poder aceptarse, quererse y poder esforzarse en mejorar, es el paso previo al desarrollo personal.

1 comentario:

Alter Ego dijo...

Jum... sigo esperando la parte 3!!

Despierta y deja de hacer el vago niño :P

Un besito dulce