03 marzo 2006

Envenenando mentes, violando almas

Ven pequeña, acércate,
no tengas miedo,
no te va a doler...
bueno, quizás un poco.

Eso es,
así
un pasito mas
muy bien

Abre tu mente,
deja pasar mis palabras
que mi veneno inunde
tu preciosa cabeza

Escucha con atención
cada una de mis miserias
empápate en ellas
abrsórbelas
como una esponja

Deja que vierta
mis miserias sobre ti
y que mi veneno corrompa
tu dulce ser.

Deja que te viole el alma


Puestos a dejarse llevar a veces encuentro más divertida la oscuridad. Me asusto a mí mismo.
Estoy hecho un macabrón.

Es mi primer poema sin métrica ni rima en mucho tiempo... sed clementes :P

2 comentarios:

Gaueko dijo...

Naranjito, cabrón, tu puto pez-plátano me ha trastornado xD

Alter Ego dijo...

Resulta gracioso, que los niños malos siempre intenten poner cara de buenos, y que los niños buenos, se empeñen en parecer "macabrones" :P

Ayer un cuento, hoy un poema... te visitan las musas, eh? :P

Me alegro de que estes feliz e inspirado...

Seguiré por aquí haciendo, como todos los días, que se te levante... (la autoestima :P) xD

Cuidado con las niñas dulces...

Un besito niño y a seguir sonriendo ;)