17 febrero 2006

TODO es egoísmo

   Somos egoístas, es algo que todo el mundo sabe. Pero yo voy más lejos que eso. Afirmo que la filantropía, la entrega pura y totalmente desinteresada es un mito.

   TODO lo que hacemos tiene un interés personal, obtenemos algún tipo de beneficio. Incluso aquellos actos que parecen perjudicarnos en favor de otra persona, algún tipo de sacrificio personal, nos reportan algo a cambio. Cuando acompañas a una amiga a casa (y después para volver a la tuya debes dar un laaaargo rodeo), lo haces porque consigues algo a cambio, bien sea que esa persona tenga un mejor concepto de ti, o disfrutar de su compañía un rato, o incluso cumplir con tu visión personal de hacer lo correcto si es que te preocupa que le pueda pasar algo. El único motivo para hacer un sacrificio es que obtienes algo a cambio.

   Generalmente esas acciones te perjudican desde un punto de vista materialista, pero el materialismo es una visión muy limitada, hay mucho más en la vida. Es SEGURO que en algún otro plano, ya sea moral o emotivo por poner algún ejemplo, esa acción te recompensa y, según tu escala de valores, te aporta más beneficio que el perjuicio que te causa en el plano material.

   Pretendo hacerte ver que la única diferencia entre lo que se considera una buena persona y una mala persona es su escala de valores. Lo socialmente aceptado como “buena persona” es la que en realidad no hace otra cosa que prestar más atención en su escala de valores a ámbitos como la recompensa emocional o el sentido de la justicia que la recompensa meramente material. En cierto modo como quien renuncia a un trabajo menos grato pero mejor pagado. La mala persona lo obtiene beneficiándose a sí mismo, pero siendo un provecho materialista. No cumple con los valores de solidaridad ni entrega. Pero la base es la misma. Todas las acciones tanto de las buenas personas como de las malas se deciden por puro egoísmo, lo único que cambia son los intereses de cada uno. De modo que no podríamos hablar propiamente de buenas y malas personas, sino de personas que valoran más o menos el beneficio material frente a otros valores, sabiendo que sus decisiones las harán siempre desde un punto de vista egoísta para conseguir beneficio en uno otro plano.

   Pretendo que desligues el concepto del egoísmo de las ideas del bien y el mal, TODO es egoísmo y NO está relacionado. La realidad es que cuando has dado una limosna a un pobre ha sido porque en el momento de tomar la decisión has dado más valor a lo bien que te haría sentirte contigo mismo que la pérdida económica que supone, que cuando te centras en hacer feliz a la persona a la que amas lo haces porque a ti mismo te proporciona placer contribuir a su felicidad, y que cuando cedes a tu invitado la última albóndiga del plato estás valorando más el cumplir con los “modales de mesa” que el satisfacer tu propio apetito.

3 comentarios:

Alter Ego dijo...

Bueno, pues como pensaba... :P
Totalmente de acuerdo contigo.

Nadie hace nada en este mundo sin que le vaya a reportar algo.

Ya sea algo material, ya sea gustar más a alguien, o por simple satisfaccion personal. Cada una de las cosas que hacemos tienen su motivación.

Gaueko dijo...

Jejejejje, éste es un tema viejo para mí, pero no deja de ser grato comprobar que las viejas ideas no pierden su vigencia con el paso del tiempo.

Alter Ego dijo...

xD A mí me trae buenos recuerdos este tema... A cafés y confidencias, a compartir teorías y visiones del mundo en un portal a las 5 de la mañana o un domingo en un banco con una bolsa de pipas :) Ains, que nostalgia